CultosCuaremales22
 

Como cada año, llegada la cuarta semana de Cuaresma, nuestra Hermandad se prepara para vivir intensamente los Solemnes Cultos en Honor del Santísimo Cristo de la Redención. Estos cultos se inician con un Solemne Triduo, que tuvo lugar los días 31 de Marzo y 1 y 2 de Abril y finalizan con una Solemne Función Principal, que como es habitual, se celebra el Domingo de Pasión.

Para esta ocasión, la comisión de mayordomía instaló un soberbio altar efímero a la izquierda del presbiterio.  De esta forma, en nuestro habitual altar portátil de cultos, con el fondo bucólico que pintara D. Manuel Sánchez Raposo, se colocaba a nuestra Sagrada Titular sobre peana dorada y vestida magistralmente por D. Juan Guerrero Pérez con vestiduras de hebrea en tonos negro. Sobre su sien, un aro de estrellas, y en sus manos la corona de espinas. Un puñal de plata en su pecho, completaba la indumentaria. En su espalda se podía ver la cruz con el sudario y dos escaleras. A los pies del altar un catafalco negro y oro sostenía la bendita imagen del Santísimo Cristo de la Redención flanqueado por cuatro hachones de cera tiniebla. Junto a nuestro Titular la imagen afligida de Santa María Magdalena . Todo el conjunto se alumbraba con candelabros de cera tiniebla y se exornaba con flores en tonos malvas. En definitiva un magnifico monumento para dar culto a nuestros Sagrados Titulares.

Los solemnes cultos estuvieron oficiados por nuestro Director Espiritual Rvdo. P. D. Daniel Robledo Pérez que con su carácter afable y cordial impregno sus homilías de un gran contenido catequético que no dejó indiferente a ninguno de los asistentes a estas jornadas. 

Tras la finalización del primer día del Triduo tuvo lugar un concierto cuaresmal a cargo de la A.C. Maestro Agripino Lozano, un magnifico recital, que echábamos de menos, tras dos años de ausencia a consecuencia de la pandemia. La Iglesia Mayor Parroquial se llenó para deleitarse con el programa que nuestra querida Banda Musical ofreció.

Al día siguiente tras la celebración del segundo día de Triduo se llevó a cabo el piadoso ejercicio del Via Crucis por las calles de la feligresía. Nuestro Sagrado Titular, portado en su parihuela por cargadores de la asociación JCC recorrió las 14 estaciones del Vía Crucis repartidas por distintas calles del barrio.

Por último en el tercer día del Triduo, durante todo el día permaneció en Solemne Veneración la imagen del Santísimo Cristo de la Redención y de la Santa Reliquia de San Juan Grande, con una gran afluencia de público. En la celebración de la tarde, se impusieron las veneras y se entregaron las patentes de hermanos a los recién llegados a nuestra corporación. Patente restaurada según el modelo existente de 1902.

El domingo de pasión a las 11:00h de la mañana tuvo lugar la Solemne Función Principal. Una celebración con un carácter más fastuoso en el que participó el cuerpo de acólitos “Stmo. Cristo de la Redención” y en el que la capilla musical corrió a cargo del Coro del Stmo. Cristo de la Vera Cruz. En el ofertorio, se hizo entrega a la Hermandad de una diadema de metal repujado con baño de plata a semejanza de las típicas diademas del siglo XVIII. La misma ha sido donada por la comisión organizadora del 275 aniversario fundacional.

Tras estos solemnes cultos, todos los hermanos que así lo desearon, participamos en la tradicional comida de Hermandad. En esta ocasión el lugar elegido fueron los “Salones Yeyo”, en el que disfrutamos de una formidable comida y de unos inolvidables momentos de fraternidad.

GALERIA FOTOGRAFICA:
 
 
 
bwd  Imagen 1/18  fwd